Pepe, objetivo de las cámaras ¡azulgranas!