Pedro tranquiliza al banquillo del Barcelona con un golazo de chilena ante la Real