Pedro, con el arma preparada