Neymar recuperó la sonrisa con su doblete al Celta de Vigo