Neymar se lo pasó en grande en Brasil: jugó, marcó y se llevó a Robinho en un furgón