Neymar ya es un culé más en Barcelona