Neymar, del gesto serio a comer golosinas con Piqué en el banquillo del Barça