Los inicios de Munir en el Rayo Majadahonda llamaron la tención de los grandes