Los motivos por los que pensar que la MSN es el mejor equipo de la historia