Messi, un seguro para el Barça