Tres puntos, ¿es mucho?