Mathieu y Piqué: una dupla de centrales de altura para la defensa del Barcelona