Mascherano: “Que nadie nos dé por muertos”