El City quiere ser el nuevo Barça