¿Malos tiempos para Piqué?