Real Madrid y Barcelona, viento en popa y... ¿a toda vela?