El otro Luis Enrique: ironman, amante de Cataluña y con gran sentido del humor