A Luis Suárez no le sentó bien ser cambiado por Luis Enrique ante el Granada