Luis Enrique es la mano de hierro que necesitaba el Barcelona