Luis Enrique garantizaría la continuidad del modelo Barça y a Messi como estrella