Luis Enrique entiende a medias las sanciones por insultar en los estadios