Luis Enrique da vueltas a un plan para devolver la identidad al juego del Barcelona