El Barça paga un alto precio para empatar en el Parque de los Príncipes