Jordi Alba evita el descalabro en el último suspiro