Así vivió Messi la noche que coronó a Cristiano Ronaldo como el mejor del mundo