Leo Messi lleva desde abril sin jugar un partido completo con el Barça