El Barça, como los gatos, tiene siete vidas