Leo Messi fue el único jugador del Barcelona que llevó peligro ante el Getafe