Kanouté y Cesc hacen las paces