Jordi Alba ya está a las órdenes de Tito