Javier Mascherano, el último superviviente