Guardiola sigue pensando que la Liga es imposible