Guardiola, ¿sobrado o precavido?