El Granada hace sufrir al Barça