Ganar en el Calderón, el primer paso para que el Barcelona consiga el triplete