Un jarro de agua fría para el barcelonismo la marcha de Valdés