El Barça sufre pero es semifinalista por sexta vez consecutiva