El Barça asesta un duro golpe a la Liga y al Atlético de Madrid