El Barça convierte en rutina las semifinales