La grada del Camp Nou se mofó de Douglas: "¡Mereces el Balón de Oro!"