Alves, ¿última moda o un hortera de barrio?