Dani Alves y Neymar tenían pensado comerse el plátano si se lo volvían a lanzar