Crónica de la jornada más convulsa en el Barça