El Barça acaricia el alirón antes del Bayern