Cesc, en su peor momento en el Barça