Cesc, el final del culebrón