Cesc, también el falso 9 del Tata Martino