Cesc, el día C