Cesc y Thiago demuestran que pueden jugar juntos