Así es la herida de guerra de Carles Puyol